¡Nuevo Ransomware en China! ¿Creen que llegue a México??

¡Nuevo Ransomware en China! ¿Creen que llegue a México??

Parece ser que un nuevo ransomware se ha esparcido mucho por China, ya infectó 100,000 computadoras en los últimos días, y el número de usuarios infectados crece por hora.

Lo interesante de este ransomware es que no pide pagos por bitcoin, sino que el atacante pide un aproximado de 16 dólares mediante WeChat Pay, la forma de pago por app más popular en China.

No como otros, este ransomware sólo está atacando usuarios chinos, y al parecer incluye una habilidad de también robar las contraseñas de los usuarios para Alipay, NetEase 163, Baidu, Cloud Disk, JD.com, Taobao, Tmail, AliWangWang y las páginas QQ.

Según la ciber seguridad de China y Velvet Security, los atacantes incluyeron código malicioso en el “easylanguage”, un software de programación usado por grandes grupos de desarrolladores de aplicaciones, el software modificado fue diseñado para inyectar el código ransomware en todas las aplicaciones y software compilados a través de ella. Entonces si alguien hace una aplicación con su software, la gente que la descargue terminará siendo afectada. Nada tontos ?

Si no pagas dentro del tiempo, el malware amenaza con borrar la llave para descifrar de su servidor de control y comando remoto automáticamente

Además de encriptar todos los archivos, el ransomware también roba las credenciales de login de redes sociales y sitios populares chinos y los manda a un servidor remoto y por si fuera poco, además archiva datos del sistema que atacan, incluidos modelo del cpu, resolución de pantalla, información de redes y una lista de software instalado.

%user%\AppData\Roaming\unname_1989\dataFile\appCfg.cfg

Según la policía China no han atacado fuera del país, pero el ataque se ve como los de las series.

Hay un sospechoso y se llama Luo, si lo conocen tiren paro a los polis de por allá.

La policía china usa gafas con reconocimiento facial para identificar a sospechosos

La policía china usa gafas con reconocimiento facial para identificar a sospechosos

Yo soy un amante a la privacidad, pero cuando me entere de esto, no puede dejarlo pasar, aun hay privacidad?

Literalmente escenas propias de una película de ciencia ficción son ya una realidad en China. En plena operación salida de Año Nuevo lunar, con millones de personas pasando cada día por las estaciones de ferrocarril, los agentes son capaces de identificar aquellos pasajeros acusados de haber cometido un crimen solamente con unas gafas. Es para algunos la magia, y para otros el peligro, del rápido avance de la inteligencia artificial en el país asiático.

Una agente de policía en Zhengzhou usando las gafas con tecnología de reconocimiento facial.El sistema se ha puesto a prueba con éxito en Zhengzhou, capital de la superpoblada provincia de Henan. Los agentes, equipados con unas gafas tintadas que incorporan una pequeña cámara, se sitúan en todas las entradas de la estación de alta velocidad de la ciudad. La cámara es capaz de captar todas las caras de los transeúntes, una información que se cruza con la base de datos policial y busca coincidencias con la lista de sospechosos de haber cometido un crimen. Los resultados se conocen de forma prácticamente inmediata en un dispositivo móvil similar a una tableta.

Desde el 1 de febrero, los agentes han detenido con la ayuda de estas gafas -con una estética parecida a las que lanzó Google- a siete personas acusadas de delitos como tráfico de personas o de haberse dado a la fuga después de un atropello. El sistema no solamente busca a presuntos criminales, sino que permite verificar la identidad de todas las personas que escanea. De ahí que se hayan arrestado también a 26 pasajeros que viajaban con documentación falsa.

Un portavoz del departamento de Seguridad Pública de la provincia, Zhang Xiaolei, explicó al periódico estatal Global Times que la tecnología -basada en la inteligencia artificial- solamente necesita una imagen de la cara de cada persona para empezar la búsqueda, una mejora significativa en comparación con sistemas anteriores que requerían varias fotografías hechas desde ángulos distintos. Más de 60.000 pasajeros utilizan esta estación de tren cada día, una cifra que alcanzará estos días los 100.000 por el aumento de la frecuencia de trenes a raíz de las vacaciones de Año Nuevo.

En los últimos años, China ha dado un impulso significativo a la inteligencia artificial, un sector que el Partido Comunista considera estratégico. Algunas de sus aplicaciones, especialmente las que se basan en el reconocimiento facial, empiezan a tomar forma en cuestiones relacionadas con la seguridad nacional. A este caso en Henan se le suma, por ejemplo, la identificación de conductores que violan las normas de tráfico en Shanghái, el hallazgo en pocas horas de un niño que había sido secuestrado en Shenzhen o la detención de personas buscadas por la policía en grandes eventos como el Festival Internacional de la Cerveza de la ciudad costera de Qingdao. Otras tecnologías de empresas especializadas en reconocimiento de voz han permitido a las fuerzas de seguridad desarticular redes dedicadas a las estafas telefónicas en la provincia de Anhui o la identificación de narcotraficantes.

Estos avances a disposición del inmenso aparato policial del Estado chino son vistos por los críticos con preocupación por sus implicaciones en términos de privacidad y temen que sean usados para ahogar cualquier indicio de disidencia. En la región de Xinjiang, hogar de la minoría musulmana uighur, se han creado bases de datos biométricos (huellas dactilares, escaneo del iris) e incluso de ADN, según denuncia la organización Human Rights Watch.
El periódico hongkonés South China Morning Post informó a finales del año pasado que Pekín está ultimando un sistema de reconocimiento facial que permitirá identificar cualquiera de los casi 1.400 millones de ciudadanos chinos en solamente tres segundos y con una precisión del 90%. El sistema se conectaría con las decenas de millones de cámaras de circuito cerrado desplegadas por todo el país. Con dispositivos móviles como estas gafas y la tecnología que hay detrás, el control sobre la población podría ser ininterrumpido y ubicuo, alcanzando los pocos sitios que actualmente escapan de las cámaras, un escenario cada vez más parecido al Gran Hermano acuñado por Orwell.

Fuente: El País